Ortopedia Corpas

Contactar Ortopedia Corpas

Podología

La podología y el podólogo

La Podología (del griego ποδο-, podo: ‘pie’, y -λογία, -logía, ‘estudio’) es una rama de la medicina que tiene por objeto el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y alteraciones que afectan el pie y provienen del pie. El podólogo es un especialista calificado, a través de su años de estudios y su entrenamiento, para su diagnóstico y tratamiento. Los profesionales podólogos tienen un amplio conocimiento en las ramas de la anatomía humana, fisiología, patofisiología, biomecánica del miembro inferior, radiología, farmacología, medicina general y cirugía.


La podología engloba los siguientes aspectos:

  • Promoción de la salud integral.

  • Prevención de afecciones y deformidades del pie.

  • Dar respuesta mediante técnicas diagnósticas y tratamientos adecuados.

Dentro de la podología o podiatría existe un amplio campo de acción:

  • Cirugía podológica. Corrección de cambios estructurales anatómicos derivados de alteraciones biomecánicas.

  • Biomecánica de la marcha. Estudio a través de observación, de pruebas clínicas funcionales, y con apoyo complementario de pruebas complementarias así como de plataformas de presión dinámicas, de los patrones de marcha normal y patológica; la distribución dinámica y estática de las presiones que recibe el pie, y cómo esto afecta al resto del cuerpo.

  • Farmacología. El podólogo o podiatra está habilitado para la prescripción de fármacos al igual que el médico y el odontólogo.

  • Ortopodología. El podólogo, después de una exploración biomecánica completa, puede confeccionar unos soportes plantares o plantillas termoconformadas totalmente personalizadas a medida empleando para ello diversas técnicas y materiales para dar respuesta a las distintas situaciones patomecánicas que se le plantean.

  • Quiropodología. Engloba tanto el tratamiento quirúrgico de una lesión o conjunto de ellas como el tratamiento de afecciones dermatológicas o afecciones de la piel y sus faneras (onicocriptosis, onicomicosis, infecciones superficiales, etc.).

  • Podología preventiva. Permite promulgar unas directrices de uso global y específico, dirigido a cada sector de la población susceptible de parecer alteraciones físicas (sobre todo relacionado con el pie y la quiropodología).

  • Podología pediátrica. Especializada en el pie del niño y sus afecciones más comunes.

  • Podología deportiva. Especializada en el gesto del deportista y en sus afecciones más comunes.

  • Podología geriátrica. Especializada en el pie del anciano.

  • Podología física. Estudia los métodos físicos aplicables a la podología.

 

¿Cuándo se debe ir al Podólogo?

Se debe acudir al podólogo cuando hay algún problema especifico en los pies o cuando hay dolor que puede ser provocado por uñas clavadas, callos, durezas, papilomas, etc. Pero también hay problemas estructurales en los pies que cursan en silencio, sin dolor, y pasan desapercibido dando la cara cuando somos mayores, normalmente en forma de dolor a nivel de articulaciones en los pies, rodillas... o deformidad como Juanetes, dedos en garra.

Por eso es importante hacer revisiones en niños en torno a los tres años (si no hay alguna patología que nos indique hacerla antes) y en adultos una vez al año.

Debemos tener en cuenta que un problema en los pies puede repercutir en el resto del organismo, especialmente en tobillos, rodillas, caderas e incluso en la espalda.

Se calcula que una persona camina durante toda su vida unos 125.000 Km”.

 

Alteraciones o trastornos en los pies y su tratamiento

 

  • Callos y durezas.- aparecen como respuesta de nuestra piel hacia una agresión repetida, es un acumulo de queratina endurecida que duele si se le presiona. Suelen aparecer aparecer sobre las articulaciones principalmente de los dedos y plantas en las zonas de mayor presión.

  • Papiloma.- o también se le conocen como verrugas plantares, están producidas por un virus, el papilomavirus humano. Su mayor incidencia se da en la población de entre 5 y 20 años, aunque también a mayor edad pero con menos frecuencia.

  • Uñas encarnadas.- Es la consecuencia de que la uña en su crecimiento penetra en el surco periungueal provocando inflamación y dolor que suele acabar con infección en la zona. Si esta infección progresa al cronificarse provoca un granuloma pyogénico (carne alrrededor).

Hay varias causas que lo pueden provocar como:

  • Malformaciones de las uñas

  • Herencia

  • Calzado estrecho

  • Mal corte de las uñas

  • Alteraciones Biomecánicas

Acuda al podólogo ante cualquier problema, de forma temprana. El le indicará como debe actuar y las posibles soluciones.

 

 

Compartir